InternacionalesOpinión

La K va fracasando y la coca llama a una alianza Perú-Bolivia

Parece que la señora K, el Doc y sus fascistas ya han tirado la toalla con relación al supuesto fraude y se aprestan a aplicar el Plan B de acuerdo con la “guerra asimétrica inversa” del Doc para tumbarse al profesor Castillo antes del 28 de julio o luego de ello, es decir el “golpe blando” o “de blancos”.

(ALAI. Hugo Cabieses Cubas).- Ayer miércoles 30 de junio les fue mal en todo: 1) no pudieron vacar a la presidenta del Congreso Mirtha Vásquez del Frente Amplio de izquierda; 2) el viajecito de cuatro payasos de la derecha bruta y achorada DBA a Washington para solicitar a la OEA que realice una auditoría electoral resultó un fiasco, ya que ;no fueron recibidos por Luis Almagro el mandamás de la “oficina de colonias del imperio”; 3)  siguen saliendo audios del Doc Vladimiro Montesinos comprometiendo cada vez más a la organización criminal de la Señora K; 4) cantidad de actas impugnadas siguen siendo rechazadas por el Jurado Nacional de Elecciones JNE; 5) para rabia de los endriagos, los principales indicadores monetario-financieros, como la tasa de cambio y la bolsa de valores se están recuperando en positivo: y, 6) para remate, el City Bank y la Sociedad Nacional de Industrias SIN se reunieron con Pedro Francke, el asesor económico del Profesor Castillo.

Todos estos son claros indicios de que la próxima semana, el profesor provinciano, agricultor, ganadero y rondero Pedro Castillo Terrores, con su lápiz, sobrero y hablar pausado llamando a la calma, será proclamado Presidente de la República. Ahora viene una parte complicada: 1) instalar las comisiones de transferencia que deberán realizar un prolijo trabajo técnico-político, 2) elegir la nueva Mesa Directiva del Congreso y sus diversas comisiones, 3) sostener reuniones en el Perú, vía digital o viajando al exterior, con países e instituciones prioritarias en la política exterior a desarrollar, 4) elegir a el/la Presidente/a del Consejo de Ministros y los Ministros mismos y, 5) preparar su primer Mensaje Presidencial del 28 de Julio. Esto último es de primera importancia ya que, en 200 años de República Independiente, es la primera vez que un verdadero representante de los de abajo y adentro estará en el gobierno, elegido electoralmente. La expectativa es grande, las necesidades enormes y la institucionalidad ha sido derruida por la Señora K y sus secuaces. Por ello, los que votaron por el profesor Castillo, no quieren una “Hoja de Ruta 2.0” y, menos aún, un traidor “Humala 2.0”. Es lo que le exigen los que votaron por Castillo, que “solo” son 8.8 millones de peruanas y peruanos vigilantes, desconfiados, dispersos y esperanzados. Lamentablemente, solo tiene a la mitad del país ya que otros 8.8 millones de votantes, muchos de ellos aterrorizados cuando no comprados por la mafia de la organización criminal Fuerza Popular de la Señora K.

El profe asume la Presidencia con su Plan de Gobierno Perú al Bicentenario sin Corrupción (Ver: https://perulibre.pe/plan-bicentenario.pdf), que aplicará en los primeros 100 días y los meses siguientes, centrado en varios ejes, comenzando por 1) la salud, para lo cual hereda una buena gestión del Presidente Francisco Sagasti en lo que se refiere a las vacunas, 2) la reactivación económica para la generación de empleos e ingresos de las familias, 3) el apoyo a la agricultura familiar para la soberanía alimentaria, 4) la indispensable lucha contra la corrupción y 5) la no menos prioritaria lucha por la seguridad ciudadana y rural. Esto en el corto plazo que será de un poco más de 100 días. En el último tema, sugiero que el profesor Castillo diseñe e implemente Políticas de Estado que permitan un enfoque integral, holístico, sobre cómo encarar este grave problema, no con políticas persecutorias penal-policial-militar-represivas, sino con estrategias socio-culturales, económico-productivas, ambiental-territoriales, educativo-preventivas y de inteligencia verdadera para golpear, no a los extremos de las cadenas de los varios delitos, sino a los cabecillas intermedios, generalmente coludidos con las redes de corrupción pública y privadas. Es decir, encarar integralmente nada menos que el tráfico ilícito de drogas, la tala ilegal de bosques, la minería informal-delictiva, la trata de personas, el sicariato, el lavado de activos, el contrabando, el tráfico de tierras, urbanas y rurales, los tráficos de armas y especias de flora y fauna, la pesca ilícita, etc. delitos todos estos que han crecido enormemente durante la pandemia.

Entre todos estos delitos, el de tráfico de drogas es uno de los más importantes, pero considero que no se puede seguir enfrentándolo como hasta ahora, con estrategias de erradicación de coca, “desarrollo alternativo” que no ha sido lo uno ni lo otro y enfoque penal represivo sin inteligencia operativa y coordinada, que golpea a los más pobres y que han venido fracasando año a año. La información más reciente sobre este tema, la ha proporcionado nuevamente la Oficina de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP) de los EEUU.

Esta oficina sostiene que los cultivos de coca en el 2020 habrían subido hasta 88.2 miles de has sembradas y 810 TM de cocaína producida. El incremento en un años, habría sido desde las 72.0 miles de has y 649 TM de cocaína, que habían reportado para el 2019 (ver https://www.france24.com/es/ee-uu-y-canad%C3%A1/20210626-estados-unidos-informe-casa-blanca-coca-colombia-peru). En el 2020, cuando se publicó la de la ONDCP, tanto la Cancillería como Devida protestaron, dijeron que no era así, que la metodología de estimación era errada, que no habían considerado los cultivos para el uso legal, que tampoco las cifras de hectáreas erradicadas y que no se tenía estimación alguna de la producción de cocaína (ver: http://www.otramirada.pe/cultivos-de-coca-2019-otra-vez-la-danza-de-las-cifras). Ahora han señalado lo mismo, pero lo que está claro es que el tema de fondo es que se debe revisar la estrategia impulsada hasta ahora que es “adicta al fracaso” (ver: https://www.gob.pe/institucion/devida/noticias/502367-informe-de-los-estados-unidos-sobre-el-cultivo-de-coca-y-produccion-potencial-de-cocaina-en-el-peru-2020-es-impreciso)

Considero que el Presidente Castillo en este tema tiene un gran desafío: comenzar a impulsar una Política de Estado diferente, con tres estrategias claramente complementarias. Por el lado de la producción, impulsar con los agricultores y autoridades locales estrategias participativas de Desarrollo Rural Integral Sostenibles y Sustentables con Coca (DRIS-C) que combatan la pobreza, construyan institucionalidad local y gremial y permitan que las familias campesinas construyan culturas productivas diferentes a la mono producción de coca u otras plantas. Con este enfoque, la disminución de cultivos de coca, sin erradicación, será una consecuencia del DRIS-C y no precondición para ello. En cuanto al tráfico, se debe combatir los eslabones intermedios de la cadena, es decir a los cabecillas de las bandas, firmas y cárteles, a los traficantes de insumos químicos y a los funcionarios y empresarios financieros de cuello blanco o uniforme verde que permiten el “lavado” de dinero y activos. Por el lado del consumo, significa concebir el problema como médico-sanitario y aplicar políticas de prevención educativa e informativa, no confusa y satanizadora del tipo “coca igual corrupción y violencia” o “a la droga dile no”, así como políticas de rehabilitación de usuarios con métodos terapéuticos de sustitución e integración social del paciente. La única justificación de mercado para este exceso de producción de hoja de coca, es la existencia de un amplio mercado ilegal de consumo de cocaína, principalmente en los países del norte, aunque no únicamente.

Es conocido que la hoja de coca es compleja y tiene tres dicotomías: coca no es cocaína, aunque la contiene; productor de coca no es delincuente; y consumidor de coca no es droga dependiente. Además, tiene al menos seis caracteres: es un elemento central de identidad cultural andino-amazónica; es cohesivo social y de buenas costumbres; es lubricante social y energético para faenas comunales y caminatas; es caja chica y de inversión de la economía campesina; es materia prima para su transformación e industrialización benéfica; y es materia prima para la producción de drogas. Esto último debe ser controlado, social y estatalmente, para combatir su tráfico ilegal. Asimismo, se debe revalorar la coca internacionalmente, lo que quiere decir retirarla de la Lista 1 de Estupefacientes de la ONU para promover mercados externos. Asimismo, internamente se debe respetar y promover su uso tradicional e industrial benéfico.

Para ambos cometidos es necesario realizar estudios serios sobre su actual cultivo, producción y consumo, así como sobre sus posibilidades industriales benéficas en el presente y a futuro. Complementariamente se debe revisar el rol ineficiente y esquizofrénico que ha jugado la ENACO SA hasta ahora: en los últimos años ha acopiado menos de 1,000 TM de coca en tanto que la demanda para uso tradicional es de 10,000 TM (ver mi artículo citado más adelante “Perú: la danza andina de las cifras y la encuesta de hogares sobre el consumo de coca tradicional”)

A este respecto, considero que el Presidente Castillo debe buscar alianzas internacionales, principalmente con Bolivia y cumplir el compromiso que, de Estado a Estado, se hiciera en el 7 de julio de 1994 con la Declaración de Ilo. En su acápite 19 esta Declaración decía: “Acordaron constituir una comisión binacional de alto nivel, coordinada por los Ministerios de Relaciones Exteriores para elaborar y ejecutar una estrategia conjunta de revalorización de la hoja de coca, cuyo principal objetivo será el retiro de este recurso natural de la Lista I de la Convención Unica de 1961; asimismo, la comisión coordinará los aspectos técnicos y financieros para crear un ‘Instituto Binacional Científico y Antropológico sobre la Hoja de Coca’, encargado de estudiar el uso de la misma con fines lícitos”.

En 1994, cuando viví en Bolivia por dos años, elaboré una propuesta que lamentablemente cayó en saco roto: el vice presidente de Gonzalo Sánchez de Lozada llamado Hugo Cárdenas. Durante el Gobierno del Presidente Evo Morales, tampoco se constituyó este instituto porque los presidentes del Perú que tuvimos nunca lo quisieron debido a la presión de los EEUU. Ahora sería una excelente oportunidad para hacerlo, con el Presidente Pedro Castillo en el Perú y Luis Arce en Bolivia. El Perú, según la última encuesta de consumidores de coca correspondiente al año 2019, tiene 5.9 millones de consumidores tradicionales de coca (ver mi escrito en: http://www.otramirada.pe/sites/default/files/Danza%20de%20cifras%20y%20coca%20tradicional-HugoCabieses.pdf) y Bolivia estima que sus consumidores tradicionales de coca según un estudio publicado en el 2013 es de 3.1 millones (ver: http://fileserver.idpc.net/library/Estudio-integral-hoja-coca-bolivia.pdf). El “Estudio integral de la demanda de la hoja de coca en Bolivia” es el más importante que se haya hecho en los países andinos y cuenta con 9 tomos de cifras y análisis al respecto.

En general, la estrategia prohibicionista, penalizadora y erradicadora de cultivos impulsada principalmente por el Gobierno de los Estados Unidos a nivel internacional, recogida por los tratados internacionales de drogas no ha funcionado y ha sido un fracaso en más de 45 años de aplicación. La “guerra contra las drogas” en su versión moderna comenzó en 1974 con el Gobierno de Richard Nixon. Si estamos en contra de la producción, el tráfico y el consumo de drogas con fines o uso ilícito, debemos estar en contra de las actuales políticas de “guerra contra las drogas” que son ineficaces e injustas. La nueva economía y cultura alternativa a la de la pobreza, no estaría basada como era en ese momento y lo es hasta ahora, única y casi exclusivamente en el cultivo de hoja de coca y sus derivados ilícitos, sino en la diversificación agropecuaria y agroindustrial con extensiones minoritarias pero necesarias de cultivos de coca. Es decir, un modelo de multi-cultivos y multi-actividades, combinando diferentes pisos ecológicos, principalmente para el mercado interno y limitadamente para la exportación, si existieran ventajas en ello, con una relación equilibrada con la naturaleza.

Menuda tarea tiene por delante el gobierno del Presidente Castillo, ojalá que en alianza con el Gobierno de Luis Arce.

https://www.alainet.org/es/articulo/212907