AudiovisualesInternacionales

Guatemala: Comunicarte, 32 años rescatando y difundiendo la memoria histórica

Homenaje a Comunicarte, pilar de la memoria audiovisual popular y democrática de Guatemala

Articulo: De la IX muestra de cine internacional Memoria, Verdad y Justicia, 2017

Homenaje a Comunicarte Pilar de la memoria audiovisual popular y democrática de Guatemala La Muestra de Cine Internacional Memoria Verdad Justicia rinde un digno y necesario homenaje a la Asociación para la Comunicación, el Arte y la Cultura Comunicarte, por su larga trayectoria cinematográfica al lado del pueblo. 

En tanto equipo de cine urgente, activista y popular, Boris Hernández y Arturo Albizures no exploran conceptualmente la realidad. Ellos toman una cámara y salen a la calle para exponerla en su crudeza, en su injusticia y plantear proclamas audiovisuales de quienes luchan por la tierra y la vida, por el viento del porvenir, por el fuego, la justicia, el agua y la ternura. 

El universo cinematográfico de Guatemala, que tiene propuestas de autenticidad que buscan retratar la vida en las pantallas y también simulacros audiovisuales que emulan y hasta persiguen el reconocimiento de Hollywood, se modifica cada vez que Comunicarte comienza a filmar porque ello significa que alguien un grupo ciudadano, un sindicato, una asociación, un cantón tomó por asalto la cotidianidad para exigir respeto a sus derechos y avanzar en la construcción de una sociedad que vele por el bien común y acabe con la exclusión, el racismo y el abismo económico que separan a 14 o 15 millones de habitantes de unos cuantos cientos de familias privilegiadas. 

La vida de las Comunidades de Población en Resistencia, el retorno de refugiados desde México, el proceso de la firma de los Acuerdos de Paz, la lucha comunitaria por la defensa del territorio frente a las empresas mineras, el surgimiento de asociaciones de solidaridad entre mujeres del pueblo, los reclamos campesinos por acceder a la tierra, la promesa de Gerardi de esclarecer el destino de los desaparecidos y promulgar la verdad sobre la guerra de contrainsurgencia… Muchos son los temas que atesora en su accidentada y valiente trayectoria este grupo surgido en el seno que desde el principio tendió lazos unitarios hacia todo el espectro de la izquierda política y revolucionaria del país. Sus documentales son relativamente sencillos y acaso deliberadamente crudos, directos, pero alcanzan efectos muy complejos en la conciencia de la gente, reforzando invariablemente el sentido de la solidaridad y la preocupación por el dolor ajeno. 

Son películas para informarse, para conversar con sus protagonistas, para ver el mundo a través de los ojos del pueblo que trabaja o que espera en una fila la oportunidad para hacerlo. Cortos y largos que sirven para escuchar las voces silenciadas por el ruido de las armas (las del pasado y las del presente) y disipar la confusión de las afirmaciones tendenciosas que de los mensajes que emiten los medios hegemónicos de comunicación social, vinculados a emporios nacionales e internacionales ajenos a la verdad aditiva del consenso. En suma, son reportajes y documentales útiles para superar la indiferencia y la inmovilidad, toda una proeza audiovisual de varias decenas de títulos producidos con pocos recursos materiales y bajo asedio de la intimidación y la censura directa. 

El catálogo de Comunicarte representa una importante memoria cronológica de las luchas populares desde mediados de los años 80, cuando sus fundadores Arturo Albizures y Boris Hernández se encontraron a mitad de una batalla gremial y decidieron reforzar su voluntad de registrar la lucha popular asistiendo a las primeras experiencias de enseñanza cinematográfica no formal, bajo amparo del Centro Cultural Universitario. Comunicarte filma, edita y exhibe los triunfos y las derrotas de la Guatemala popular y democrática bajo el tamiz del optimismo, la precondición que según Mario Bendetti en el sur y Otto René Castillo entre nosotros, hace falta para rendirle tributo a la vida y construir día a día la memoria del porvenir. Comunicarte nos pone a salvo del olvido. Gracias Comunicarte por la memoria.