Derechos MujeresDespatriarcalizaciónEducaciónNoticias

Susana Espinoza, una mujer valiente y luchadora que venció el analfabetismo

(APCBolivia. Patuju. Juana Huarachi. Yoselin Bernabé).- En la comunidad de Patujú aún existen personas analfabetas que no saben leer ni escribir, por lo que les dificulta participar en las diferentes actividades sociales como: reuniones, ampliados, congresos, también no pueden comercializar sus productos ya que no saben sumar ni restar y temen ser engañados.

La comunidad de Patujú se encuentra en el Municipio de Palos Blancos, provincia Sud Yungas, departamento de La Paz, la mayoría de los comunarios son de la cultura quechua que son migrantes de otros departamentos, donde no tuvieron la oportunidad de estudiar, la mayoría son mujeres analfabetas por que antiguamente existía mucha discriminación, principalmente hacia las mujeres que solo debían servir como amas de casa y cuidando a sus hijos.

Susana Espinoza de la comunidad de Patujú, quién migró de Chuquisaca hace 20 años, nos cuenta lo difícil que ha sido el no sabe leer ni escribir, le afecta en su diario vivir y no poder participar en las diferentes actividades y reuniones de la población, ella tenía temor a equivocarse, por esa razón no pudo ocupar cargos ni aportar con ideas que beneficien a la comunidad, ella tiene mucha capacidad, pero esta situación era una barrera más que le limitaba.

Susana, se dedicaba a la agricultura y al comercio teniendo dificultades a la hora de comercializar sus productos por no saber sumar ni restar.

Pero a pesar de todas estas dificultades, ella supo salir adelante, al enterarse de que a la comunidad llego el Programa de alfabetización Yo si puedo, ella fue la primera en inscribirse, donde aprendió a leer y escribir, además de sumar y restar con la ayuda de sus dedos.

Actualmente Susana ya es una persona independiente y junto a otras mujeres aprendieron a leer y escribir y saben que la alfabetización es muy importante porque constituye  la igualdad de género y  la erradicación de la extrema pobreza, así como generar capacidades productivas y ejercer sus derechos como mujeres.