Derechos MujeresNacionalesNoticiasOpinión

Respuesta de Francisca Alvarado, mamá de Evaliz Morales, para María Galindo

(APC Bolivia).-
Señora María Galindo, me pasaron la columna que usted escribió donde nombra a mi hija Evaliz Morales (y afirma “¡Evo, Evaliz abortará, apúrate, despenalizá ya!”, NdE).
Me cuentan también que usted no tiene hijos ni hijas. Eso puede ser una decisión o una imposibilidad, pero el hecho es que quien no tiene hijos, no sabe lo que se siente. Puede suponerlo, pero no es lo mismo. Así que puede usted escribir sobre los hijos e hijas de quien quiera, de la forma ofensiva en que lo hace, porque desconoce el amor que se siente por una hija y el dolor de saber que le agredieron injustamente. Se siente mucho enojo, furia, impotencia, angustia, llanto.
Intentar cuidar a una hija de las injusticias y de las basuras que le pueden llegar es un trabajo sin descanso.
Créame que los problemas que usted pueda tener con el papá de Evaliz (el presidente Evo Morales, NdE), son problemas de usted. Pero sé que sólo alguien sin amor ni moral puede lastimar a una niña para ofender a su padre. Eso es obra de gente violenta, sin principios, que puede odiar sin escrúpulos, y es todo lo contrario de lo que le enseñamos a mi hija, por eso duele. ¿Quién podría meterse con un indefenso para ocasionar un daño semejante?, sólo alguien que por falta de amor, odia.
Lo que más me confunde es que usted insulta, agravia y lastima a una niña diciendo defender los derechos de las mujeres. Me recuerda la frase “porque te quiero, te golpeo”, una frase tan machista como su actitud, señora Galindo.
¿Necesitaba usted nombrar a Evaliz para mostrarse valiente y tener unos cuantos lectores más? ¿Necesitaba usted ser tan grosera para verse a sí misma frente al espejo y facilitarse por haber lastimado a alguien que nunca le hizo nada? Qué pena. Comencé escribiendo ésta con rabia y angustia y, a medida que escribo, no sé qué voy sintiendo. No la quiero perdonar, pero ya no sé qué siento por usted.
Usted podrá hasta pensar y decir que mi hija ya es grande y que se podría defender sola, pero yo soy su madre y, por lo tanto, su ofensa me duele más que a ella, y lo sé porque la misma Evaliz me dijo con los ojos llenos de lágrimas “deja mami no importa”. Por eso me decidí a escribirle esto y pedirle al periódico que por favor lo publique, a pesar de que no quiero ser ni famosa ni salir en los medios ni defender ninguna causa. Sólo quiero decirle que las peleas, para que sean justas, deben ser entre pares, y que la familia, para mí, es algo que no se toca.
Yo soy feliz criando y cuidando a mi hija, y trabajando. Si usted es feliz hiriendo e insultando y saliendo en los periódicos, en la televisión, allá usted. Cada uno sabe cómo vive. Sólo quería decirle esto: nos dolió mucho lo que usted hizo y entendemos que usted es feliz así. Qué pena por usted.
* Francisca Alvarado es madre de Evaliz Morales.
Fuente: Periodistas por el cambio