NacionalesNoticiasVideo

Resoluciones del ampliado nacional de emergencia de la Confederación de Mujeres “Bartolina Sisa”

Featured Video Play Icon

(APC Bolivia. La Paz).- Luego de realizar su ampliado nacional de emergencia en su sede de la ciudad de La Paz, Flora Aguilar, Ejecutiva nacional de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “bartolina Sisa”, en conferencia de prensa, dio a conocer los principales puntos de las resoluciones emanadas de este magno evento:

  • La sangre derramada en el golpe de estado del año 2019 no se negocia, exigimos justicia, justicia no es venganza. Los responsables del sangriento golpe de estado como ser: Jeanine Añez y sus ministros de facto, Carlos Mesa, Tuto Quiroga, Waldo Albarracín, Marco Pumari, Fernando Camacho, deben ser juzgados y cumplir sus penas en la justicia boliviana.
  • Rechazar y condenar a algunos jerarcas de la iglesia católica por ser cómplices del golpe de estado y que no defendieron la vida de los bolivianos en el proceso del golpe de estado.
  • Condenamos las actitudes parcializadas de Amparo Carvajal, que defiende a los masacradores y a la golpista Añez, que calló cuando había masacre a los bolivianos en octubre y noviembre de 2019.
  • Ratificamos nuestra disciplina orgánica, para mantener el estado de emergencia y defender al gobierno democráticamente electo, estando alertas a cualquier convocatoria de nuestra confederación nacional de mujeres, como organización matriz
  • Exigimos al órgano judicial y ministerio público celeridad en el proceso de investigación para el esclarecimiento de los hechos luctuosos de los meses de octubre y noviembre de 2019, y el ministerio de gobierno, ministerio de justicia y transparencia institucional, además de la procuraduria general del estado, tienen que coadyuvar hasta identificar a los responsables materiales, intelectuales o financiadores.
  • Ratificamos el firme compromiso con la democracia y el estado de derecho para Bolivia, y seremos vigilantes del respeto a los derechos humanos y constitucionales, condenando cualquier intento de desestabilización o pretensión de tomar el poder a la fuerza.