El día de hoy lunes 25, dos diputadas nacionales presentaron una denuncia penal contra el grupo irregular denominado «Motoqueros»

Flora Noemi Quispe y Juana Quispe, ambas diputadas nacionales, presentaron hoy ante el Ministerio Público una denuncia penal contra la agrupación Resistencia Juvenil Cochala por los delitos de Asociación Delictuosa, Racismo, delitos contra la salud publica y otros. Ambas diputadas rememoraron todos los actos delincuenciales que cometió este grupo que se caracteriza por su extrema violencia.

La denuncia esta dirigida contra el jefe de esta agrupación paramilitar, Yassir Molina, se pedirá que se investigue a profundidad para dar con los autores materiales e intelectuales anunciaronlas parlamentarias.

Ambas diputadas remarcaron que el actual Ministro de Gobierno Arturo Murillo es quien estaría detrás de esta agrupación irregular, solicitaron en la denuncia que este ministro se presente a declarar, ya que en fechas pasadas Murillo dio reconocimientos públicos a este grupo violento.

Arturo Murillo en acto de reconocimiento a la RJC (Pza 4 de noviembre)

Recordemos que el grupo autodenominado Resistencia Juvenil Cochala, actuó de forma delincuencial en las jornadas de octubre y noviembre de 2019. En videos difundidos por redes sociales se muestran las agresiones que perpetraron contra personas que venían del campo.

Cronología de algunos hechos de violencia de la RJC

En fecha 29 de octubre un grupo de integrantes de esta organización atacó y golpeó a dos mujeres de pollera en la calle 25 de mayo esquina Heroínas de la ciudad de Cochabamba.

Ese mismo día golpearon a campesinos de la zona de El Morro, Sacaba por llegar en marcha hasta la zona de Muyurina. Con bazukas, palos con alambre de puas, bates de baseball agredieron a toda persona que tenia vestimenta campesina.

El 6 de noviembre de 2019 este grupo agredió una marcha de mujeres que se concentró en la plaza principal, primero arrojaron un gas lacrimógeno en medio de mujeres y niños para posteriormente perseguirlas hasta sus buses, en el lugar las hicieron bajar a la fuerza jalándoles de los cabellos y golpeándolas en el suelo.

Ademas, ese mismo día, la alcaldesa de Vinto fue brutalmente agredida y humillada por miembros de Resistencia Juvenil Quillacollo. Después de incendiaron el edificio municipal de Vinto, la alcaldesa fue golpeada, obligada a caminar descalza, le echaron pintura, orines y le cortaron el cabello, por si fuera poco la obligaron a firmar su renuncia en medio de la turba.

El 8 de noviembre, después del motín policial registro en Cochabamba, un grupo de motoqueros parte de la Resistencia Juvenil Cochala, se dirigió a la sede de las 6 federaciones del trópico de Cochabamba ubicada en la plazuela Bush y procedió a incendiar el emblemático edificio de los cocaleros.

A lo largo del mes de noviembre este grupo fue a hostigar a la zona sur de Cochabamba, intentando quemar colegios, hospitales y toda infraestructura que haya sido entregada por el ex presidente Evo Morales.

Muchos de sus integrantes portan armas de fuego, lo cual se evidenció el 5 de diciembre de 2019 cuando el candidato a vicepresidente por el partido Creemos, Marco Pumari, fue expulsado de la Universidad Mayor de San Simón, en ese escenario es que uno de los miembros de este grupo sacó un arma de fuego para amedrentar a las personas que se manifestaban en contra del candidato.

El 12 de diciembre, Jhoseline Peñaranda Rojas, integrante de Resistencia Juvenil Cochala, intentó ingresar a la defensoría del pueblo la cual estaba cercada por este grupo, fue detenida con un arma de fuego calibre 22 y una granada de gas de uso policial. El defensor del pueblo presentó denuncia por este caso.

El 18 de diciembre un periodista denunció que fue amenazado con una arma de fuego para evitar que registrara imágenes de las agresiones que cometían miembros de la RJC, Ese mismo día, mas de 200 milicianos de este grupo, agredieron físicamente a ciudadanos que hacían vigilia en la Asamblea Departamental de Cochabamba para que se elijan vocales departamentales. Ademas lanzaron amenazas de muerte y violación contra los movilizados, al finalizar la tarde, con el abandono de la policía, este grupo arremetió con suma violencia contra mujeres y transeuntes que se encontraban cerca de la plaza principal de Cochabamba.

El sábado 1ro de febrero de 2020, Roger Revueta, miembro activo de la RJC en un intento de asesinato, apuñaló con un arma punzo cortante a un periodista en una discoteca de la zona norte de Cochabamba. El periodista denunció este hecho ante las autoridades competentes.

El 17 de enero de 2020, señoras de pollera que descansaban en la plazuela Cala Cala, fueron expulsadas violentamente por miembros de la RCJ con insultos, palabras racistas y discriminatorias característicos de esta agrupación, el hecho fue registrado y difundido en redes sociales.

Estos son algunos de los hechos de violencia que cometieron impunemente este grupo denominado Resistencia Juvenil Cochala, la mayoría de estos actos no fueron denunciados por la vía penal, pero quedaron registrados en videos públicos. Por todos estos antecedentes, por la impunidad y encubrimiento y hasta complicidad que existe por parte de autoridades policiales, judiciales y nacionales, es cuestión de tiempo que este grupo irregular vuelva a generar violencia y mas actos delincuenciales.

Vea el video completo de la presentación de la denuncia: