NacionalesNoticias

Leonilda Zelady: La voz de la mujer indígena Movima de la comunidad Rancho Ginebra.

(APC BOLIVIA Trinidad. Griseld Chavez Atoyay).  Rancho Ginebra es una comunidad que se encuentra en el Territorio Comunitario de Origen Cayubaba en la provincia Yacuma, colindante con la TCO Joaquiniano del departamento del Beni; en la comunidad se habla el idioma Movima, y su gente se dedica a la actividad principal de la agricultura, cultivando productos como la yuca, plátano, camote y otros que dan en el lugar.

En esta oportunidad conversamos con doña Leonilda Zelady, una comunaria de Rancho Ginebra, quien a pesar de ser de poco expresar, nos relata que llego hace 40 años a la comunidad que en su mayoría lo integran indígenas movima; ella cuenta que la comunidad es unida y que realizan el trabajo comunitario para mantener a la comunidad limpia y unida. Con preocupación, nos manifiesta que ya son pocos los que hablan el idioma materno movima; “los jóvenes de hoy no quieren y se avergüenzan”, nos indica algo resignada.

Por ello, el idioma se va perdiendo poco a poco, y los que hablan solo son los mayores de edad “ya los jóvenes y señoritas de hoy no hablan el idioma tienen vergüenza de ello, no hay profesores que enseñen”. manifiesta que requieren de un maestro que enseñe el idioma, su gran deseo que sus nietos aprendan a hablar el idioma y así no se pierda la identidad.

También ella comparte sus preocupaciones ya que existen muchas necesidades básicas en la comunidad, como contar con una unidad educativa con infraestructura adecuada que reúna las condiciones para los estudiantes, no solo en Rancho Ginebra, sino también en las otras comunidades aledañas. Por otro lado, está la necesidad urgente de contar con el servicio de agua potable, ya que, hasta ahora, este líquido elemento lo consumen de un lago, con mucha tristeza nos cuenta la situación: “el agua traemos del lago para tomar, en tiempo seco caminamos una hora para poder tener agua”, expresa.

Así mismo, manifestó que se necesitan proyectos de fortalecimiento que beneficien a las mujeres, y que las instituciones les tomen en cuenta: “es importante que también las instituciones nos tomen en cuenta en proyectos de fortalecimiento a la mujer indígena, como proyectos de artesanías, tejidos, etc. Que las organizaciones de mujeres puedan motivarnos en el liderazgo como dirigentes de las comunidades, y conozcan nuestras necesidades que tenemos”, indicó doña Leonilda Zelady, una comunaria movima que muchas otras hermanas movima, luchan cotidianamente por el bienestar de sus familias y de su comunidad.