ArtículoInternacionalesPueblos Indígenas

Juventudes Indígenas: Somos las semillas de nuestros ancestros

(FILAC).- Los avances en la elaboración del informe “Juventudes Indígenas, efectos de la Pandemia y Políticas Públicas” fueron presentados el jueves 18 por el Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC) en el Conversatorio virtual “Enfoque intercultural en las políticas públicas de juventud. ¿Cómo se garantiza los derechos de las juventudes indígenas?”.

El evento se realizó en el marco del Campamento Regional ¡Juventudes Ya!, organizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

“El FILAC, en coordinación con UNFPA y la Red de Jóvenes Indígenas, nos encontramos realizando este informe con el objetivo de generar un documento de referencia para los Estados, organismos internacionales y organizaciones de las juventudes indígenas, para promover la generación y aplicación de políticas públicas integradoras y transversales sobre juventudes indígenas por parte de los Estados”, dijo Dalí Angel, coordinadora del Programa Juventud Indígena del FILAC.

Resaltó que para generar estas políticas públicas se requiere 1) claridad en cuanto al concepto de Juventudes Indígenas, 2) contar con información de base, es decir un conjunto de datos relevantes, debido a que existe carencia de información desagregada; y 3) la construcción participativa de esas políticas públicas.

“Estos elementos son parte de la idea fundamental que nos llevó a impulsar la realización del informe y generar insumos para la formación de políticas públicas, donde es fundamental la participación plena y aportes de las organizaciones y las redes de jóvenes indígenas”, agregó.

Por su parte, Jessica Vega, Coordinadora de la Red de Jóvenes Indígenas, también comentó los hallazgos de este informe realizado con base en conversaciones y entrevistas con jóvenes indígenas de la región. “Hemos buscado —dijo Vega— durante el marco de las entrevistas tener el pensamiento de los diferentes jóvenes con relación a diferentes preguntas una de ellas ha sido ¿Qué es ser Joven?, ¿cómo lo relacionamos en tres palabras?”. Entre las respuestas de los mas de 100 asistentes al campamento fueron: resistencia, orgullo, lucha, poder, resiliencia, esperanza, fuerza, unidad, unión, discriminación, cosmovisión, entre otros”.

Asimismo, resaltó que “es fundamental que en este informe se concreten los datos, no solo en números, sino que permitan crear políticas, desde la conciencia, el espíritu y la armonía de las juventudes indígenas. Esto ha sido para nosotros no un reto sino una satisfacción profunda por creer en que podemos construir mejores espacios y escenarios para las juventudes que somos diversas”.

A su turno, Jairo Gualinga, joven Quechua de Sarayaku y activista de derechos humanos, también comentó los hallazgos de este informe respecto a los temas que preocupan a la juventud, entre ellos el derecho a la tierra y territorio, el acceso a educación superior intercultural, a la salud, empleo, el calentamiento global, la violencia sexual, la violencia psicológica y la conservación del territorio.

“Hablamos desde las voces de lo que ellos (los jóvenes indígenas) nos han dicho, que tenemos que vivir en nuestro territorio, en buenas condiciones y con las propuestas de nuestros mayores”, dijo Gualinga.

“Este informe que estamos compartiendo a ustedes, es un informe de la vida, de la memoria y de la lucha de los sobrevivientes victoriosos, que somos hoy las juventudes indígenas. Hoy nosotros somos los elegidos, los delegados para seguir la huella de nuestros ancestros”, dijo Oscar David Montero, politólogo, especialista en Derechos Humanos y Políticas Públicas, a tiempo de llamar a los jóvenes a que colaboren con este estudio para seguir fortaleciendo sus demandas y denuncias.

Los más de 100 jóvenes participantes de este conversatorio enfatizaron que los jóvenes deben respetar y mantener sus tracciones y culturas, acceder a una educación intercultural bilingüe, luchar contra el racismo, la discriminación y el genocidio, liderar y crear las agendas, defender el medio ambiente y la madre tierra, promover la revitalización y rescate de las lenguas indígenas, entre otros.

Fuente: FILAC