Noticias

Condenan a 2 personas por violencia en Colchane e inician procesos contra otros 33 bolivianos

(La Razón).- El director de Migración, Marcel Rivas, informó que la violencia en Colchane estuvo alentada por gente afín al Movimiento Al Socialismo (MAS). Advirtió que no se permitirá violencia en el campamento de Pisiga.

Conflictos en Colchane, este martes.

Por Paulo Cuiza

En un proceso abreviado dos personas fueron condenadas a tres años de prisión por los hechos de violencia cuando un numero grupo de bolivianos trató de romper el control militar e ingresar a territorio boliviano desde la fronteriza Colchaneque. Otros 33 bolivianos que están en el campamento ‘Tata Santiago’, en Pisiga, serán procesados por los mismos hechos.

La información la proporcionó el director general de Migración Bolivia, Marcel Rivas, quien aseguró que los que protagonizaron los hechos de violencia están relacionados con el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales y tenían el objetivo de romper la cuarentena declarada para frenar la propagación del coronavirus.

“De hecho ya hemos iniciado las acciones legales y hoy dos ciudadanos que ya han sido procesados penalmente y en la tarde salió una sentencia por tres años en contra de dos de los ciudadanos que además han declarado quiénes son sus cómplices. En base a todo este trabajo que lo ha hecho el Ministerio Público a nosotros nos corresponde trabajar para iniciar las acciones contra otros ciudadanos, vamos a comenzar por aquellos que están en el centro de cuarentena de Tata Santiago que son 33 ciudadanos que los tenemos identificados con nombre y apellido que además coordinaban con ciudadanos bolivianos residentes chilenos”, explicó Rivas al programa Que No Me Pierda de la red Uno.

Unos 300 bolivianos llegaron hasta la frontera chilena, como lo hizo la semana pasada un primer grupo que ahora está el campamento Tata Santiago. Intentaron ingresar por la fuerza hoy, pero los militares asentados en la zona lo impidieron en medio de incidentes violentos que marcaron la jornada de este martes.

Incluso un fusil de un miembro de las Fuerzas Armadas fue secuestrado por los movilizados, que con botellas de plástico y otros agredieron a los soldados. En la tarde fue devuelta el arma por guardias chilenos.

Desde el MAS negaron las denuncias del gobierno de Jeanine Áñez y demandó que se despolitice esta problemática en fronteras.

Rivas indicó que la movilización fue planificada hace un mes. “Habían planificado todo este movimiento para ejercer violencia, todo este movimiento terrorista lo habían planificado hace más de un mes para ejecutarlo el día de hoy”, insistió.

Actualmente en el campamente de Pisiga se encuentran más de 400 personas provenientes de Chile en una cuarentena de 14 días para descartar sean portadores del coronavirus. Rivas informó que se levantará otro campamento en una segunda fase para permitir el ingreso a los bolivianos que quieran estar con sus familias.

“Pero que quede claro: todos estos que están ejerciendo violencia con el único objetivo de destruir la cuarentena, les va a caer con todo el peso de la ley y por supuesto que no vamos a permitir que contaminen al centro de cuarentena con violencia, división y destrucción”, advirtió.

Fuente: La Razón