La Central Obrera Boliviana denuncia al mundo el atentado terrorista sufrido contra su sede y exige garantías ante persecusión política de parte del gobierno de facto.