Noticias

Una depuración sospechosa

Radios Comunitarias Abya Yala

Un total de 147.369, ciudadanos han sido depurados, para las elecciones del mes de mayo, la cifra es significativa, pues es como anular al 50% de los votantes de la ciudad de Tarija.

El Tribunal Supremo Electoral, no ha dado detalles de los motivos de la depuración, los cuadros publicados no tienen la columna de las causas de depuración, por lo que no facilita el trámite para corregir la medida.

En el listado se puede apreciar que es la población rural la más afectada con esta medida, coincidentemente con la preferencia que este sector ha demostrado en pasadas elecciones.

Esta depuración, se añade a los muchos hechos que no brindan ninguna garantía de transparencia del Tribunal Supremo Electoral, cuyo presidente ha sido cuestionado por sus afinidades personales con candidatos y una cuestionada designación, que inmediatamente asume la cabeza del órgano Electoral.

Los compromisos y contratos realizados por este Tribunal, siembran muchas dudas acerca del manejo y control de los datos, una ayuda norteamericana, no es garantía en materia electoral y lo mismo podemos decir de la cooperación internacional.

A esta depuración, debemos añadir el nuevo escenario nacional, caracterizado por una especie de Estado de Sitio, ordenado por el gobierno, debido a la falta de políticas de prevención del Corona Virus. Si la población depurada, mayoritariamente de provincia no podrá realizar viajes a los centros urbanos ¿Cómo tramitar su restitución como votante?

Al Estado colonial nunca le ha interesado, la población de pueblos originarios, recordemos por ejemplo el Decreto de Mariano Melgarejo, para rematar tierras de comunidad, no importaba que en las comunidades el analfabetismo era mayoritario, ni los medios por los que podían informarse. El objetivo era el asalto a las tierras de comunidad.

La Bolivia colonial, se encuentra nuevamente incrustada en la burocracia estatal, el Estado Plurinacional ha sido desmantelado. Las medidas que se están implementando nos llevan a confirmar que un posible fraude ya ha comenzado, y puede terminar con una postergación o anulación de las elecciones.

La coyuntura no es favorable a la llamada “pacificación” del país, los escenarios de violencia están siendo promovidos desde los mismos mecanismos de gobierno. Por el momento se han paralizado las detenciones arbitrarias, producto de las denuncias a nivel internacional; ello no significa que la estrategia del miedo, se siga implementando, esta vez acompañada de un discurso de preservar la salud.


La población con verdadero sentido democrático se encuentra nuevamente frente a un desafió: preservar las conquistas ganadas, desde la histórica derrota de la dictadura banzerista, pasando por los golpes de Pereda, Natusch y García Meza. Esa nuestra historia plagada de golpes y de resistencia popular: y la historia ha demostrado que el pueblo siempre sale victorioso de estos desafíos.