Agencia Plurinacional de Comunicación - Boliviahttp://www.apcbolivia.org“Ciberpolítica” en Bolivia: la campaña electoral en redes../rss/noticia.aspx?fill=5643008/02/2019<p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">(ALAI. Sebasti&aacute;n Furlong, Yair Cybel).- En un contexto de creciente tensi&oacute;n y polarizaci&oacute;n pol&iacute;tica, las elecciones generales del a&ntilde;o 2019 estar&aacute;n marcadas por la novedad de la utilizaci&oacute;n plena del marketing pol&iacute;tico a trav&eacute;s de las redes sociales, cuesti&oacute;n que hab&iacute;a tenido pocos avances en el pa&iacute;s andino hasta el momento y que podr&iacute;a convertirse en un elemento significativo de la campa&ntilde;a electoral en marcha. A lo largo del a&ntilde;o pasado, los principales aspirantes al sill&oacute;n presidencial en Bolivia &ndash;Evo Morales Ayma, por el oficialismo y Carlos Mesa Gisbert, por la oposici&oacute;n&ndash; dieron por primera vez sobradas muestras de la importancia asignada a plataformas virtuales como Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">En enero y marzo del a&ntilde;o 2018, respectivamente, Evo Morales inaugur&oacute; sus cuentas oficiales de Facebook e Instagram. El Presidente, que ya estaba activo en Twitter desde abril de 2016[1], tom&oacute; esta decisi&oacute;n una vez confirmada la posibilidad de aspirar a un cuarto mandato. Por su parte, el opositor Carlos Mesa, quien se posiciona en segundo lugar de cara a las elecciones de 2019[2], decidi&oacute; abrir un canal de YouTube y una fanpage en Facebook &ndash;hasta ese momento s&oacute;lo interactuaba en Twitter (desde marzo de 2011)&ndash; con el prop&oacute;sito de &ldquo;llegar tanto a j&oacute;venes y adultos de distintos sectores sociales, puesto que estas personas interact&uacute;an de manera muy frecuente mediante estas plataformas digitales y adem&aacute;s se informan por medio de ellas&rdquo;, dando lugar a una nueva &ldquo;era de la ciberpol&iacute;tica en Bolivia&rdquo;, seg&uacute;n las palabras pronunciadas por el propio asesor pol&iacute;tico de Mesa, Ricardo Paz[3].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Este art&iacute;culo pretende avizorar las nuevas estrategias comunicacionales que comenzaron a adoptar los dos principales contendientes pol&iacute;ticos de Bolivia a partir de la reciente expansi&oacute;n del acceso y uso de Internet, tard&iacute;a y a&uacute;n mediocre en relaci&oacute;n con los est&aacute;ndares regionales. Para ello es preciso dar a conocer los &uacute;ltimos datos disponibles acerca de los niveles y formas de utilizaci&oacute;n de las redes sociales en el pa&iacute;s andino, as&iacute; como tambi&eacute;n el tipo de mensajes e im&aacute;genes que est&aacute;n circulando actualmente en los perfiles virtuales de Evo Morales y Carlos Mesa con vistas a las pr&oacute;ximas elecciones presidenciales.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La brecha digital se achica en Bolivia</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Debido a la gran diferencia de conectividad y las disparidades en la capacidad educativa y cultural de utilizar Internet, el porcentaje de acceso general a la red en Bolivia se caracteriz&oacute; por ser bajo en t&eacute;rminos cuantitativos durante el per&iacute;odo 2001-2010. El Informe de Desarrollo Humano de Bolivia (PNUD, 2004)[4] daba cuenta de este problema consistente en una relaci&oacute;n entre la brecha digital y los rasgos de desigualdad preexistentes, puesto que indicaba que el uso de Internet era significativamente m&aacute;s reducido entre los ciudadanos pobres, rurales o que habitaban zonas periurbanas, ind&iacute;genas y de mayor edad en el pa&iacute;s andino. El perfil del internauta boliviano de ese entonces era &ldquo;joven, masculino, de nivel socioecon&oacute;mico alto y medio-alto, urbano y habitante del eje La Paz &ndash; Cochabamba &ndash; Santa Cruz&rdquo; (Ortu&ntilde;o, 2016: 158)[5].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Sin embargo, durante el &uacute;ltimo decenio, Bolivia experiment&oacute; significativos avances que le permitieron disminuir su rezago hist&oacute;rico en t&eacute;rminos de infraestructuras b&aacute;sicas, indicadores sociales y niveles de complejidad de la econom&iacute;a, los cuales se hab&iacute;an traducido anteriormente en bajos niveles de modernizaci&oacute;n tecnol&oacute;gica y serios obst&aacute;culos para expandir el desarrollo de la conectividad inclusive hacia todo el territorio urbano. De acuerdo con la Autoridad de Regulaci&oacute;n y Fiscalizaci&oacute;n de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), el acceso a Internet en Bolivia alcanz&oacute; hacia el final del primer trimestre del a&ntilde;o 2018 m&aacute;s de 9,4 millones de conexiones fijas y m&oacute;viles[6]. Cabe destacar que los smartphones representan el 95% de las conexiones de Internet en Bolivia y que, seg&uacute;n se desprende del citado an&aacute;lisis, los departamentos de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba acaparan el 75% de este servicio, dato que tiene una relaci&oacute;n estrecha con la concentraci&oacute;n poblacional y econ&oacute;mica de este pa&iacute;s.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Armando Ortu&ntilde;o plantea que la modernizaci&oacute;n infraestructural-tecnol&oacute;gica es un fen&oacute;meno relativamente reciente en Bolivia: &ldquo;el gran salto se habr&iacute;a dado en el bienio 2013-2015, en el que las conexiones pasaron r&aacute;pidamente de alrededor de dos millones a algo m&aacute;s de seis y medio millones&rdquo;[7]. Este autor completa el diagn&oacute;stico al aseverar que la expansi&oacute;n de las tecnolog&iacute;as m&oacute;viles est&aacute; fuertemente asociada con &ldquo;la coyuntura de alto crecimiento econ&oacute;mico, fuerte movilidad social y elevada inversi&oacute;n en infraestructura de comunicaci&oacute;n&rdquo;[8].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La &uacute;ltima Encuesta TIC, efectuada en diciembre de 2016 por la Agencia de Gobierno Electr&oacute;nico y Tecnolog&iacute;as de Informaci&oacute;n y Comunicaci&oacute;n (AGETIC), ya daba cuenta que las redes sociales m&aacute;s utilizadas son Facebook con un 94% y WhatsApp con un 91%, mientras que corren por detr&aacute;s el uso de las plataformas YouTube (40%), Twitter (17%) e Instagram (15%). Entre los m&aacute;s j&oacute;venes comprendidos en la Generaci&oacute;n Z (nacidos a partir del a&ntilde;o 2001) y los mayores de 50 a&ntilde;os, la penetraci&oacute;n de Facebook y Whatsapp es similar y ronda el 90-95% de uso. En cuanto a los niveles de apropiaci&oacute;n de YouTube e Instagram, all&iacute; aparecen diferencias significativas seg&uacute;n los grupos etarios: el 45% de los usuarios que tienen entre 18 y 35 a&ntilde;os utiliza el servicio de alojamiento de videos -un 20% por encima de la poblaci&oacute;n m&aacute;s envejecida-, mientras que la red favorita a nivel mundial para subir fotos es apenas utilizada en un 7 u 8% de los internautas mayores de 40 a&ntilde;os, seg&uacute;n los &uacute;ltimos datos recopilados por AGETIC a finales del a&ntilde;o 2016.&nbsp;<br /> El Instagram tambi&eacute;n presenta en Bolivia una presencia mayoritariamente femenina, dado que Hootsuite contabiliz&oacute; en 2018 un 52% de mujeres frente a un 48% de varones, sobre un total de 920 mil usuarios registrados. Si se observa por zonas geogr&aacute;ficas, Santa Cruz de la Sierra da cuenta que los &iacute;ndices de utilizaci&oacute;n de las redes sociales descienden a medida que avanza la edad: por ejemplo, la red Facebook cuenta con bajos niveles de aceptaci&oacute;n entre los mayores de 61 a&ntilde;os, mientras que el Instagram atraviesa un proceso similar con un casi nulo uso entre la poblaci&oacute;n que supera los 46 a&ntilde;os[9].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Guerra digital y lucha pol&iacute;tica. Perfil en redes sociales de Evo Morales y Carlos Mesa</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Si bien las elecciones presidenciales de 2014 fueron las primeras en incluir un componente digital, reci&eacute;n a partir de la campa&ntilde;a por el refer&eacute;ndum de febrero de 2016[11] el partido gobernante MAS empez&oacute; a reconocer a las redes sociales como un espacio p&uacute;blico en disputa (y de car&aacute;cter tambi&eacute;n pol&iacute;tico). La situaci&oacute;n de suma inferioridad en las redes sociales se hizo harto evidente desde aquel acontecimiento pol&iacute;tico-electoral -que culmin&oacute; en derrota del SI- y dio origen a la utilizaci&oacute;n recurrente del concepto de guerra digital por parte de las usinas oficialistas. La firme decisi&oacute;n de promover una disputa en el campo informacional, frente a la presencia de Internet como nuevo espacio de lucha pol&iacute;tica, dio lugar a que el Gobierno boliviano aprobara, en abril de 2016 mediante el Decreto Supremo 2731, la creaci&oacute;n de la Direcci&oacute;n General de Redes Sociales, dependiente del Ministerio de Comunicaci&oacute;n, cuyo objetivo es el de &ldquo;desarrollar estrategias de difusi&oacute;n, consulta e interacci&oacute;n del Gobierno con las &uml;cibercomunidades&uml; (&hellip;), mejorar las plataformas de comunicaci&oacute;n del &Oacute;rgano Ejecutivo y promover el uso de las redes sociales en la sociedad civil&rdquo;[12].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Al momento de comenzar a utilizar la red Facebook en enero del a&ntilde;o pasado, Evo Morales plante&oacute; que &eacute;sta fue pensada como &ldquo;canal para construir, para compartir y tambi&eacute;n para defender los derechos de los pueblos del mundo&rdquo;[13]. Precisamente, la funcionalidad que el mandatario asign&oacute; a la plataforma creada por Mark Zuckerberg plantea la apertura de una ventana al mundo a partir de la exhibici&oacute;n de logros y avances en el plano social, econ&oacute;mico y militar, en la protecci&oacute;n de la paz y el respeto a la Madre Tierra conquistados en la &uacute;ltima d&eacute;cada bajo la gesti&oacute;n gubernamental del Movimiento Al Socialismo (MAS). En segundo lugar, el presidente busca posicionarse en Facebook como un l&iacute;der pol&iacute;tico con ascendencia sobre el resto de los pueblos del continente. La vasta presencia de videos en su p&aacute;gina oficial &ndash;por lo general ninguno superior a 1 minuto de duraci&oacute;n&ndash; tiene la finalidad de resaltar la conexi&oacute;n pol&iacute;tico-ideol&oacute;gica con otros l&iacute;deres latinoamericanos y de invocar los principales valores de la identidad boliviana a partir de las acciones del Gobierno en materia ejecutiva y legislativa.<br /> &nbsp;<br /> FB: Evo Morales Ayma</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">A diferencia de lo que ocurre en Facebook, la cuenta de Twitter del mandatario boliviano &ndash;la m&aacute;s antigua de sus redes sociales&ndash; cumple un rol destinado principalmente a efectuar reportes cotidianos de la gesti&oacute;n con fuerte preponderancia de texto, fotograf&iacute;as e ilustraciones. Tambi&eacute;n cuenta con una fuerte impronta pol&iacute;tica al dar cuenta de sus posicionamientos en temas de coyuntura local e internacional y, asimismo, funciona como tribuna para defenderse de ataques de los &ldquo;opositores de derecha&rdquo;. Por esta raz&oacute;n, dicha red social presenta niveles de actualizaci&oacute;n y uso muy superiores a los que se destina en la plataforma anteriormente analizada.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Por &uacute;ltimo, el Instagram de Morales fue creado en marzo de 2018 y presenta un formato novedoso marcado por la utilizaci&oacute;n de diferentes series de mosaicos de video-im&aacute;genes, que poseen la virtud de embellecer visualmente el perfil y otorgar mayores niveles de coherencia a los actos de comunicaci&oacute;n pol&iacute;tica encarnados en esta nueva faceta. Junto a esta interesante versatilidad, siempre acompa&ntilde;ada por la b&uacute;squeda de instalaci&oacute;n de hashtags, aparecen las principales debilidades marcadas por la baja frecuencia en la subida de videos o im&aacute;genes y en la escasa utilizaci&oacute;n de stories, donde el presidente podr&iacute;a sacar a relucir con mayor intensidad los rastros que deja su actividad pol&iacute;tica cotidiana.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">MOSAICO IG: evomoralesayma</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Las redes sociales de Carlos Mesa muestran, en cambio, una din&aacute;mica m&aacute;s fuertemente atravesada por la carrera a las elecciones presidenciales en Bolivia. De hecho, el candidato opositor realiz&oacute; el lanzamiento de su candidatura el s&aacute;bado 6 de octubre por medio del video &ldquo;Por un gobierno de ciudadanos&rdquo;[14], de siete minutos de duraci&oacute;n, donde deja en claro las l&iacute;neas que funcionar&aacute;n como ejes rectores de su campa&ntilde;a: &ldquo;Hay un viejo tiempo que se est&aacute; agotando y que ha cumplido su ciclo. El presidente Morales no es parte del presente, ya no, y mucho menos del futuro, es parte del pasado&rdquo;, sostuvo Mesa en su mensaje. El v&iacute;deo se funda en una apelaci&oacute;n directa a valores democr&aacute;tico-liberales, como el institucionalismo y el rol de la ciudadan&iacute;a. Adem&aacute;s, enfatiza la necesidad de &ldquo;terminar con un continuismo inaceptable&rdquo; para dar inicio a una etapa de cambio.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">You Tube: carlosdmesatube</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Esta impronta estrat&eacute;gica en t&eacute;rminos comunicacionales se acent&uacute;a en su caso, porque actualmente no ejerce ning&uacute;n cargo ejecutivo o legislativo, con lo cual no debe dar cuenta de actos de gobierno. La cuenta oficial de Facebook del candidato inscripto bajo el sello Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) &ndash;inaugurada en septiembre pasado&ndash; combina im&aacute;genes con recuadro de texto identificado por los colores de la alianza Comunidad Ciudadana, transmisiones en vivo, art&iacute;culos period&iacute;sticos que destacan en tono positivo su rol de principal opositor y textos breves sin sost&eacute;n fotogr&aacute;fico, en las que el expresidente boliviano (2003-2005) despunta sus virtudes de intelectual y escritor en relaci&oacute;n a diferentes tem&aacute;ticas. Las otras redes sociales utilizadas por Mesa no presentan una modalidad diferenciada en demas&iacute;a con la estrategia adoptada en Facebook, aunque se destacan dos particularidades que lo distinguen del uso que realizan las cuentas de su competidor Evo Morales: el l&iacute;der opositor prescinde casi por completo en Twitter de la utilizaci&oacute;n de videos y da lugar a menciones constantes por su fanatismo futbolero, mientras que Instagram se erige en su red social m&aacute;s descuidada, dado que all&iacute; cuenta con apenas 3500 seguidores y no subi&oacute; ninguna fotograf&iacute;a a lo largo del primer mes del a&ntilde;o 2019. Sin embargo, all&iacute; no pierde la oportunidad de aprovechar en mejor medida que Morales &ndash;aunque a&uacute;n en forma parcial&ndash; la herramienta de las stories (comunes y destacadas).</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Tendencias e &ldquo;influencers&rdquo;</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La ciberpol&iacute;tica del Altiplano tiene su reflejo m&aacute;s concreto en la red social Twitter. As&iacute; como entre los primeros 30 hashtags de Instagram no aparece ninguna menci&oacute;n a la realidad pol&iacute;tica, ni entre los 10 canales de YouTube m&aacute;s populares destaca alg&uacute;n influencer en temas de actualidad (reci&eacute;n en el s&eacute;ptimo lugar se ubica el matutino El Deber), en Twitter se plasma de manera particular el escenario pol&iacute;tico boliviano.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La cuenta personal m&aacute;s seguida de Bolivia es @evoespueblo con 487 mil seguidores. Morales super&oacute; en 2018 a su contendiente Carlos Mesa, hist&oacute;rico l&iacute;der de la red, que en la actualidad tiene 435 mil. Entre los primeros diez influenciadores de esta red social aparece en tercer lugar el periodista Carlos Valverde (189 K) -quien diera a conocer a comienzos del a&ntilde;o 2016 el &ldquo;caso Zapata&rdquo;-, el empresario y dirigente opositor Samuel Doria Medina (162 K), el expresidente Tuto Quiroga (47,5 K) y el gobernador de Santa Cruz de la Sierra, Rub&eacute;n Costas (38,7 K). El peso de los medios de comunicaci&oacute;n tambi&eacute;n se hace notar: El Deber (418 K) lidera el segmento, seguido por La Raz&oacute;n (408 K), Unitel (376 K), ATB (344 K) y P&aacute;gina Siete (321 K).</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Al mismo tiempo, Morales tambi&eacute;n lidera por amplia diferencia la pulseada con Mesa en cuanto a interacci&oacute;n y alcance de sus productos en esta red. Mientras que el lanzamiento de la campa&ntilde;a presidencial de Carlos Mesa por redes sociales signific&oacute; su momento de mayor alcance en los &uacute;ltimos cuatro meses (1900 retweets-https://bit.ly/2Rp76Nh), la cuenta de Evo obtuvo solamente en enero 22 mil r&eacute;plicas a partir de su declaraci&oacute;n de solidaridad con Venezuela (https://bit.ly/2sDvIYK) y un promedio de 7 mil en sus intervenciones posteriores en relaci&oacute;n a la injerencia estadounidense en la regi&oacute;n, as&iacute; como cosech&oacute; m&aacute;s de 6 mil retweets en su saludo a la dirigente argentina Milagro Sala, detenida en la provincia de Jujuy. M&aacute;s all&aacute; de la abultada diferencia en la cantidad de trinos por semana y, a pesar de contar con un n&uacute;mero relativamente similar de seguidores (apenas un 10% de diferencia), la cuenta de Morales supera ampliamente en alcance, r&eacute;plicas e interacci&oacute;n a la de su principal competidor.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">As&iacute; como en YouTube priman los videos musicales, los gammers o los tutoriales de salud y belleza, y mientras en Instagram se fortalecen las etiquetas de fotograf&iacute;a o turismo, el Facebook -a pesar de los recientes cambios en sus algoritmos- sigue siendo un campo m&aacute;s ligado a la arena pol&iacute;tica. Los periodistas Carlos Valverde, Juan Past&eacute;n y Asbel Valenzuela son los principales referentes del &aacute;rea en esta red. Por otro lado, el Gobierno Aut&oacute;nomo Municipal de La Paz es el organismo p&uacute;blico con mayor cantidad de seguidores (182 mil), secundado de lejos por su par de Santa Cruz (26 mil). En esta plataforma la diferencia entre los principales aspirantes a la Presidencia es aplastante: mientras Evo supera el medio mill&oacute;n de seguidores, Mesa apenas ronda los 50 mil.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">A modo de conclusi&oacute;n: los otros niveles de la disputa en redes sociales</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El Ejecutivo boliviano destin&oacute; la cifra de m&aacute;s de Bs. 8 millones entre abril de 2016 y junio de 2018 para el funcionamiento de la Direcci&oacute;n General de Redes Sociales[15]; sin embargo, contin&uacute;a afrontando una batalla desigual en este &aacute;mbito. La joven presidenta de la C&aacute;mara de Senadores, Adriana Salvatierra (MAS), analiza que &ldquo;la comunicaci&oacute;n se disputa hoy desde otros niveles, ya no solamente la hace una persona: entraron en el juego las aplicaciones, las m&aacute;quinas que disputan, desde un punto de vista corporativizado, el imaginario colectivo&rdquo;[16]. Es decir, si bien Evo Morales supera en n&uacute;mero de seguidores y en cantidad de interacciones al precandidato del FRI a partir de una millonaria inversi&oacute;n en publicidad en redes sociales que se ha profundizado a lo largo del &uacute;ltimo a&ntilde;o, es preciso atender desde el inicio de esta nueva campa&ntilde;a electoral al comportamiento de las p&aacute;ginas de Facebook vinculadas a Carlos Mesa[17], que en algunos casos duplican, triplican y hasta cuadruplican la cantidad de fans de la cuenta oficial. All&iacute; reaparecen con fuerza varios elementos de continuidad ya observados en las v&iacute;speras de la celebraci&oacute;n del refer&eacute;ndum de febrero de 2016: publicaciones y comentarios de usuarios donde se busca exacerbar el odio contra el presidente y tildarlo de &ldquo;corrupto&rdquo;, con la finalidad de polarizar la contienda electoral, falsas acusaciones dando cuenta de un supuesto &ldquo;autoritarismo de su r&eacute;gimen&rdquo; y continuos llamados a defender el voto popular expresado en el 21F, donde &ldquo;Bolivia ya dijo No&rdquo;. Por &uacute;ltimo, cabe destacar que la bautizada guerra digital se juega tambi&eacute;n en WhatsApp: al interior de estas p&aacute;ginas opositoras (la m&aacute;s popular en Facebook es &ldquo;No a la Reelecci&oacute;n de Evo Morales&rdquo;), se destacan posteos donde se invita a los seguidores a unirse y &ldquo;trolear&rdquo; grupos creados para respaldar la postulaci&oacute;n del binomio Evo Morales&ndash;&Aacute;lvaro Garc&iacute;a Linera.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Tal como sostiene Fernando Mayorga Ugarte, el predominio de una radicalizaci&oacute;n discursiva en el rechazo hacia Evo Morales tiene lugar &ldquo;debido al contenido de los mensajes cuya viralizaci&oacute;n fue mayor mientras m&aacute;s denigrantes eran las palabras y las im&aacute;genes -sobre todo en los memes- dirigidas contra la figura presidencial&rdquo;[18].</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La reducci&oacute;n de la brecha digital, la conectividad creciente y la expansi&oacute;n del uso de las redes sociales en Bolivia dan cuenta del lugar determinante que ocupan las campa&ntilde;as digitales y la comunicaci&oacute;n pol&iacute;tica en el plano virtual. La creaci&oacute;n de la Direcci&oacute;n General de Redes Sociales por parte del oficialismo y el lanzamiento de la campa&ntilde;a de Mesa por medio de su canal de YouTube evidencian la importancia que los principales contendientes otorgan a esta novedosa arena de disputa pol&iacute;tica y comunicacional. La microsegmentaci&oacute;n, los grupos anidados y las redes de mensajer&iacute;a instant&aacute;nea aparecen como algunas de las claves que deben ser tenidas en cuenta a la hora de analizar el proceso electoral que tendr&aacute; lugar en octubre de este a&ntilde;o.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Mientras la agenda oficialista se centra en la exposici&oacute;n de los logros de gesti&oacute;n y las metas alcanzadas durante los tres per&iacute;odos de gobierno del MAS, el candidato opositor busca capitalizar el rechazo generado en los entornos virtuales hacia la figura del presidente, que tuvo su piedra fundacional en el caso Zapata y encontr&oacute; sus r&eacute;plicas en otros casos de corrupci&oacute;n. La estrategia de construcci&oacute;n de un enunciador basado en el desprestigio de la figura de Morales y el intento por socavar su imagen p&uacute;blica y su aprobaci&oacute;n, tienen como objetivo sintetizar en la figura de Mesa la bandera del &ldquo;rechazo&rdquo; a la gesti&oacute;n de Evo y el MAS. Este hecho marca un parteaguas que tendr&aacute; su pr&oacute;ximo cap&iacute;tulo en esta campa&ntilde;a electoral.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">[1] https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/la-estrategia-de-evo-morales-en-redes-sociales-articulo-735111<br /> [2] http://www.cambio.bo/?q=node/54337<br /> [3] https://www.urgentebo.com/noticia/carlos-mesa-apuesta-por-las-redes-sociales-y-da-inicio-la-ciberpol%C3%ADtica-en-bolivia<br /> [4] http://hdr.undp.org/sites/default/files/bolivia_2004_sp.pdf<br /> [5] Ortu&ntilde;o, Armando. El acceso y el uso de Internet en Bolivia: antiguas y nuevas desigualdades. En: Bolivia digital, 15 miradas acerca de Internet y sociedad en Bolivia / Quiroz, Eliana (coord.) &copy; Vicepresidencia del Estado / Centro de Investigaciones Sociales &copy; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo La Paz, Bolivia. Diciembre, 2016. Pp. 149-186<br /> [6] https://att.gob.bo/content/la-att-reporta-que-existen-m%C3%A1s-de-11-millones-de-l%C3%ADneas-m%C3%B3viles-registradas<br /> [7] Ib&iacute;d.3<br /> [8] Ib&iacute;d.3<br /> [9] https://cecalizaya.com/redes-sociales-en-bolivia/<br /> [10] Datos de Hootsuite 2018. Twitter dato estimado en base a datos de AGETIC, no ofrece estad&iacute;sticas espec&iacute;ficas por pa&iacute;s.<br /> [11] http://www.cambio.bo/?q=node/1154<br /> [12] https://www.eldia.com.bo/index.php?cat=1&amp;pla=3&amp;id_articulo=196710<br /> [13] https://www.24horas.cl/internacional/evo-morales-abre-cuenta-en-facebook-dos-dias-despues-de-anunciar-que-buscara-la-reeleccion&ndash;2622835<br /> [14] https://www.youtube.com/watch?v=PRDdmRJReQU<br /> [15] http://www.lostiempos.com/actualidad/pais/20180612/gobierno-gasto-bs-82-millones-direccion-rrss-2016<br /> [16] Ib&iacute;d.23<br /> [17] La p&aacute;gina Carlos D. Mesa Gisbert Presidente 2020 cuenta con m&aacute;s de 85 mil seguidores, mientras que No a la Reelecci&oacute;n de Evo Morales re&uacute;ne m&aacute;s de 250 mil adeptos.<br /> [18] https://blogs.elpais.com/contrapuntos/2016/02/bolivia-ni-polarizacion-ni-division.html</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">7 Feb, 2019<br /> https://www.celag.org/ciberpolitica-bolivia-campana-electoral-redes/</span></p> <p>&nbsp;<br /> &nbsp;</p> <p>&nbsp;</p>