Agencia Plurinacional de Comunicación - Boliviahttp://www.apcbolivia.orgKurdistán: un grito por las mujeres rebeldes../rss/noticia.aspx?fill=5624311/01/2019<p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">(MARCHA. Claudia Korol).- La revoluci&oacute;n de las mujeres atraviesa todos los continentes, ilumina todos los cielos, y tiene sus estrellas m&aacute;s brillantes en Kurdist&aacute;n. Las mujeres kurdas est&aacute;n reinventando los modos de resistir, creando nuevos mundos. Rojava. Jin War. Jineolojy, son s&oacute;lo algunos de los nombres de los territorios de vida y de los pensamientos rebeldes que se est&aacute;n levantando, en medio de las amenazas, la guerra, los ataques devastadores, las prisiones.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Escribo estas palabras no con la intenci&oacute;n de generar entusiasmos pasajeros en tiempos de oscuridad, sino para compartir que quienes nos sentimos convocadas como protagonistas de una revoluci&oacute;n -feminista internacionalista, plurinacional, mundial-, no podemos dejar de asumir como propia la lucha de las mujeres de Kurdist&aacute;n. Asumirla como propia es sabernos y sentirnos sin fronteras, desconocer a los Estados asesinos, reivindicar la libertad para las compa&ntilde;eras presas y para todos los presos pol&iacute;ticos, exigir justicia para las y los asesinados, bombardeados/as, expulsados/as de sus territorios por el gobierno criminal de Erdogan, y otros gobiernos de la regi&oacute;n, con el apoyo de Estados Unidos y Europa. Afrin es solo una de las poblaciones en resistencia. Necesitamos conocer todos los nombres de los pueblos que siguen siendo bombardeados y atacados, y grabarlos en nuestros corazones como una deuda pendiente: la de su libertad.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Sakine, Leyla, Fidan</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El 9 de enero se cumplen seis a&ntilde;os del crimen de Sakine Cansiz, Leyla Saylemez y Fidan D&ouml;gan, tres mujeres kurdas asesinadas en Paris por un agente del servicio de inteligencia turco, el MIT. Tres revolucionarias, tres compa&ntilde;eras que desarrollaban la diplomacia feminista y popular, en aquella ciudad que se envanece al presentarse como &ldquo;centro de la civilizaci&oacute;n&rdquo;. Su crimen todav&iacute;a est&aacute; impune.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Sakine Cansiz era una mujer extraordinaria. Fundadora del PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdist&aacute;n), fue una de las compa&ntilde;eras que abrieron las puertas a la incorporaci&oacute;n de las mujeres en las organizaciones revolucionarias, y luego dieron un paso m&aacute;s organizando a las mujeres en su propio movimiento, el Movimiento de Mujeres de Kurdist&aacute;n. Tambi&eacute;n es ejemplo de resistencia en las prisiones a las torturas y el maltrato con los que el fascismo espera quebrar los sue&ntilde;os de quienes luchan para cambiar al mundo. Leyla y Fidan eran dos j&oacute;venes luchadoras internacionalistas, que formaron equipo con otras compa&ntilde;eras, en la voluntad de denunciar al terrorismo de ISIS, y a las dictaduras que le dieron cobijo.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Hoy 9 de enero las militantes kurdas ser&aacute;n recordadas en distintos lugares del mundo. En Buenos Aires, la Plaza Francia ser&aacute; intervenida en su memoria, una iniciativa organizada por el Comit&eacute; de Mujeres en Solidaridad con Kurdist&aacute;n.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Por Leyla G&uuml;ven, y todos/los presos/as pol&iacute;ticos/as kurdos/as</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">En la actividad que se realizar&aacute; en Plaza Francia, se expresar&aacute; tambi&eacute;n la solidaridad y la exigencia de libertad para Leyla G&uuml;ven, diputada del HDP (Partido Democr&aacute;tico Popular) de Turqu&iacute;a, quien hoy cumple 63 d&iacute;as de huelga de hambre en el penal de Diyarbakir, donde est&aacute; siendo condenada por sus declaraciones en las que denunci&oacute; el ataque fascista en Afrin. A pesar de que un tribunal determin&oacute; su libertad, la misma no fue efectivizada.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Leyla G&uuml;ven fue alcaldesa de K&uuml;c&uuml;k Dikili, en Adana, luego de Viransehi, en URFA. La compa&ntilde;era es creativa, tiene una gran capacidad pol&iacute;tica, y su huelga de hambre no es producto de la impotencia, sino de la decisi&oacute;n de llevar adelante una nueva medida de lucha para denunciar los modos de aislamiento con los que se pretende ahogar la revoluci&oacute;n de Kurdist&aacute;n y asediar sus territorios libres.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Su salud ya est&aacute; en deterioro debido a la huelga de hambre que inici&oacute; el 7 de noviembre de 2018 para exigir el fin del r&eacute;gimen de aislamiento de &Ouml;calan, l&iacute;der del pueblo kurdo, de quien no hay informaciones desde la &uacute;ltima reuni&oacute;n que pudo mantener con sus abogados en 2011, y con su familia en septiembre de 2016. La huelga, que ha sido seguida por m&aacute;s de 100 presas y presos en docenas de prisiones, es tambi&eacute;n por la abolici&oacute;n del aislamiento impuesto al pueblo de Turqu&iacute;a a trav&eacute;s de la violenta persecuci&oacute;n de opositores y a opositoras.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Jin, Jiyan, Azadi (Mujer, Vida, Libertad)</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Las vidas de Sakine Cansiz, Leyla Saylemez, Fidan D&ouml;gan, Leyla G&uuml;ven, son un ejemplo de integridad, en un mundo en el que el patriarcado capitalista promueve el individualismo, el s&aacute;lvese quien pueda, el consumismo, la comodidad o la adaptaci&oacute;n. Hoy nuestros gritos colectivos reclamar&aacute;n justicia para las mujeres asesinadas, presas, perseguidas, y libertad para su pueblo. Desde el sur del mundo, enviaremos nuestra energ&iacute;a para que as&iacute; sea.</span></p>