Agencia Plurinacional de Comunicación - Boliviahttp://www.apcbolivia.orgChile: Conflicto mapuche (II)../rss/noticia.aspx?fill=5623110/01/2019<p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">(ALAI. Marcelo Solervicens).- Conflicto mapuche desvela crisis de Carabineros y Estado de Derecho</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El asesinato del joven Mapuche Camilo Catrillanca desvel&oacute; la crisis institucional de Carabineros: Se agreg&oacute; a la impunidad, a los abusos policiales en la Araucan&iacute;a y en el resto de Chile, al esc&aacute;ndalo de la Operaci&oacute;n Hurac&aacute;n, a los fraudes al fisco y las denuncias de corrupci&oacute;n. Luego de la forzada renuncia forzada del Director de Carabineros Hermes Soto, reemplazado por Mario Rozas; ahora es &nbsp;Andr&eacute;s Chadwick, Ministro del Interior, primo del Presidente Pi&ntilde;era, quien arriesga una acusaci&oacute;n constitucional por sus mentiras para encubrir el asesinato del comunero Mapuche.<br /> &nbsp;<br /> El asesinato de Camilo Catrillanca despert&oacute; conciencia sobre la banalizaci&oacute;n de las muertes de Mapuche. De las violaciones de derechos individuales y colectivos ind&iacute;genas pese al Convenio 169 de la OIT (adoptado en 2008). La inaceptable militarizaci&oacute;n de la Araucan&iacute;a, escalada con la instalaci&oacute;n del Comando Jungla, dio carta blanca a Carabineros. Hasta el derechista ex candidato presidencial Manuel Jos&eacute; Ossand&oacute;n (RN), reconoci&oacute; en la Tercera que: &ldquo;si tu traes o creas un Comando Jungla, era evidente que iban a matar a una persona&rdquo;.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Mientras tanto, el conflicto Estado y Mapuche en la Araucan&iacute;a, sigue abierto. El retiro del Comando Jungla fue una movida de fachada. El emblem&aacute;tico Plan Araucan&iacute;a del Gobierno Pi&ntilde;era se qued&oacute; sin interlocutores. No modera el salvaje y predador modelo de acumulaci&oacute;n de las forestales y las empresas hidroel&eacute;ctricas.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Las izquierdas redescubren con el conflicto Estado y Mapuche las contradicciones de su propia experiencia pos dictatorial y las limitaciones del fin de la transici&oacute;n en 2005. Algunos sue&ntilde;an hoy que Pi&ntilde;era termine controlando Carabineros; tarea que no lograron los Gobiernos de la Concertaci&oacute;n y Nueva Mayor&iacute;a. Pero, al terminar el periodo de inconclusa transici&oacute;n democr&aacute;tica desde 1990, aumenta el consenso sobre la insuficiente democratizaci&oacute;n del Estado de Derecho y el necesario reposicionamiento de la izquierda chilena.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El asesinato de Catrillanca no fue el primero&hellip;</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La violencia policial contra los Mapuche se ha profundizado desde 2000. El uso abusivo de la Ley Antiterrorista viola el debido proceso. La militarizaci&oacute;n de la Araucan&iacute;a ha provocado al menos diecis&eacute;is asesinatos; abuso de la detenci&oacute;n preventiva y criminalizaci&oacute;n de reivindicaciones territoriales. La pol&iacute;tica de todos los gobiernos democr&aacute;ticos desde 1990 echa gasolina al fuego y lleva el conflicto Chileno-Mapuche a un callej&oacute;n sin salida.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Recordemos, el asesinatos de Alex Lem&uacute;n (2002) sancionado por la CIDH. El del Lonko Juan Collihuin (2006) y de Mat&iacute;as Catrileo (2008). El de Jaime Mendoza (2009), cuyos culpables, nunca fueron a la c&aacute;rcel. A ellos se agrega de Jos&eacute; Huenante (2005) detenido/desaparecido en democracia. El asesinato no elucidado del joven Rodrigo Melinao (2013), cuando era buscado por la Carabineros, pero absuelto post-mortem de culpas un a&ntilde;o despu&eacute;s. Tambi&eacute;n, los asesinatos de Luis Marileo y Patricio Gonzales por el latifundista y ex Carabinero Ignacio Gallegos.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Agreguemos el uso abusivo de la detenci&oacute;n preventiva resultante del uso de la Ley Antiterrorista heredada de Pinochet y condenada por la CIDH en la Causa Norin Catrim&aacute;n (2014). Un uso abusivo de meses y hasta a&ntilde;os de injustificada detenci&oacute;n preventiva, incluyendo tortura y tratos inhumanos y degradantes de inocentes finalmente absueltos sin cargos: como Francisca Linconao y otros once comuneros en el caso Luchsinger-Mackay; de 8 comuneros del Lof Choque. Un abuso inaceptable como la detenci&oacute;n preventiva de 8 l&iacute;deres de la CAM por la Operaci&oacute;n Hurac&aacute;n, (un montaje de pruebas falsas por Carabineros) o el uso de testimonios ocultos de agentes infiltrados de Carabineros.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El uso excesivo de la fuerza por Carabineros-y PDI son constantemente denunciados por el INDH; Amnist&iacute;a Internacional, la ONU y la CIDH, El Estado no enfrenta la discriminaci&oacute;n de mujeres y la violencia contra la ni&ntilde;ez Mapuche, percibida como conflicto inter-cultural profundo.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">&iquest;Seguir&aacute; la violencia en la Araucan&iacute;a?</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Los videos publicados por CIPER y CHV, en diciembre, revelaron la descomposici&oacute;n institucional de Carabineros, responsable de la nueva pacificaci&oacute;n de la Araucan&iacute;a. Todas las versiones de carabineros eran mentiras: nunca hubo enfrentamiento. Fue un ajusticiamiento. Un documento revelado por CIPER abre m&aacute;s interrogantes.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La manipulaci&oacute;n de pruebas; mentiras descaradas y peticiones de impunidad rebajaron a escarnio, el encubrimiento del asesinato de Camilo Catrillanca. El Gobierno Pi&ntilde;era que hab&iacute;a apoyado la versi&oacute;n del Director de Carabineros, Hermes Soto, le pidi&oacute; la renuncia, pero no resolvi&oacute; el problema. Su Ministro del Interior Andr&eacute;s Chadwick, que se la jug&oacute; por Soto, sale debilitado. La oposici&oacute;n eval&uacute;a nuevamente presentar una acusaci&oacute;n constitucional. Instalar el Comando Jungla en la Araucan&iacute;a es abiertamente criticado hasta dentro de la derecha como un error de Pi&ntilde;era.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Algunos presentan el asesinato de Catrillanca como el resultado de la pugna interna entre Hermes Soto y el exjefe de carabineros Bruno Villalobos. Soto buscaba limpiar Carabineros (Navarro). Villalobos habr&iacute;a filtrado informaciones comprometedoras mostrando que Soto no controlaba ni sus huestes, ni el discurso p&uacute;blico. Una venganza por haber sido renunciado en marzo por Pi&ntilde;era, por el esc&aacute;ndalo de la fabricaci&oacute;n de pruebas de la Operaci&oacute;n Hurac&aacute;n, bajo el Gobierno Bachelet. Villalobos fue formalizado (detenido) por del asesinato en tortura de Patricio Manzano (1985).</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">A pesar de que Pi&ntilde;era anunci&oacute; el retiro del Comando Jungla, aument&oacute; la PDI y Fuerzas Especiales. Sigue la militarizaci&oacute;n de la Araucan&iacute;a. Carabineros desaloj&oacute; con disparos 7 fundos el 31 de diciembre. Una intervenci&oacute;n asociada circunstancialmente al asesinato del Lonko Juan Mendoza. La CAM llam&oacute; a continuar la recuperaci&oacute;n de territorios. Alcaldes de Collipulli y Ercilla amenazan con desalojar sus municipalidades tomadas por Mapuche. Moreno no tiene interlocutores para el Plan Araucan&iacute;a. La popularidad de Pi&ntilde;era cae en las encuestas.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Conflicto mapuche- Estado desvela crisis de carabineros</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Las mentiras de Carabineros para justificar el asesinato del comunero Mapuche, revelaron que la profunda crisis de Carabineros tiene impactos pol&iacute;ticos. Las mentiras del asesinato de Camilo Catrillanca hicieron perder toda credibilidad a la &nbsp;instituci&oacute;n clave del Estado de Derecho, ocupada del control ciudadano y combatir el delito. A ello se agrega, la acumulaci&oacute;n de querellas por abusos persistentes; los coletazos de la Operaci&oacute;n Hurac&aacute;n y; la corrupci&oacute;n por un fraude al fisco por 28 mil millones de pesos. Todo ello, en condiciones privilegiadas de autonom&iacute;a presupuestaria y pensiones millonarias y de impunidad, como sus cong&eacute;neres de las FFAA.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Como un mago de feria, Pi&ntilde;era retir&oacute; el Comando Jungla, remplaz&aacute;ndolo por Fuerzas Especiales. Instal&oacute; como nuevo Director de Carabineros a Mario Rozas, su antiguo edec&aacute;n. Como si sus dotes de comunicador le permitieran restablecer de por s&iacute; la credibilidad de Carabineros. Pero el problema es m&aacute;s grave. La resistencia de Hermes Soto, a renunciar obligo a que Pi&ntilde;era pidiera el respaldo del Congreso y la Contralor&iacute;a. Un Presidente de un Gobierno de Ley y Orden, tuvo que confesar que no controla Carabineros.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">La reformas de 2005 de Lagos, del fin de la transici&oacute;n no sirven pues de Hirtsch a Portales, reconocen que la democracia sigue tutelada. Son fundadas las dudas francesas. Muchos esperan que un Gobierno de Orden y Seguridad como el de Pi&ntilde;era consiga la subordinaci&oacute;n efectiva de Carabineros y&hellip; las FF.AA. a autoridades civiles.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">El asesinato de Catrillanca resquebraj&oacute; el &ldquo;garrote&rdquo;, de seguridad, del Plan Araucan&iacute;a. S&oacute;lo un control civil transparente, que termine con un resabio persistente de la dictadura pinochetista, podr&iacute;a restablecer la confianza en la Instituci&oacute;n. Nadie cree seriamente que ello llevar&iacute;a a desmilitarizar o dejar de aplicar la Ley Antiterrorista en la Araucan&iacute;a porque el di&aacute;logo chocar&iacute;a con los intereses de las empresas forestales.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">&iquest;Y&hellip; que dice la izquierda?</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Desde la perspectiva de los grandes ciclos de los pueblos, la crisis revelada por la crisis pol&iacute;tica e institucional del asesinato de Camilo Catrillanca interpela una izquierda europeizante que invisibiliz&oacute; al Mapuche desde el retorno de Gobiernos civiles en 1990.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Interpela el modelo neoliberal globalizante y depredador de acumulaci&oacute;n que motiva la usurpaci&oacute;n de territorios Mapuche en la Araucan&iacute;a. Un proceso hist&oacute;rico denunciado tradicionalmente por la izquierda chilena, particularmente durante el Gobierno de Salvador Allende. Una postura cr&iacute;tica desde la colonizaci&oacute;n e inserci&oacute;n forzada del territorio Mapuche en la econom&iacute;a mundial en el siglo XIX.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Recuerda las promesas de resoluci&oacute;n del conflicto inter-cultural Mapuche Estado como con el Acuerdo de Nueva Imperial, las promesas de Nuevo Trato con los pueblos ind&iacute;genas. De reconocimiento constitucional, de respeto de las normas de derecho internacional fijadas por el Convenio 169 de la Organizaci&oacute;n Internacional del Trabajo, ratificado por Chile en 2008.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">Ello interpela una izquierda que olvida heroicas luchas de Mapuche, campesinos y colonos contra latifundistas (Ranquil en 1934, la reforma agraria entre 1964 y 1973) y recuerda la necesidad de una izquierda resueltamente anticolonial, anclada en el territorio nacional. Que defienda los intereses de trabajadores, campesinos, capas medias y pueblos originarios. Seguiremos el an&aacute;lisis en una Tercera parte.</span></p> <p style="text-align:justify"><span style="font-family:Verdana,Geneva,sans-serif">8 de enero de 2019</span></p>