APCBOLIVIA | Lucha popular consolida autonomías indígenas originarias en Bolivia

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Lucha popular consolida autonomías indígenas originarias en Bolivia



(Prensa Latina) El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseveró hoy que la lucha popular reivindicó y consolidó las autonomías indígenas originarias en el país, mediante la formulación de una nueva Constitución Política del Estado Plurinacional.

En el acto de entrega de la Casa de Gobierno de la Autonomía de Uru Chipaya, en el departamento de Oruro, Morales señaló que esta forma de garantizar este derecho es debido a la lucha del pueblo y no a la de Evo, como la oposición y la derecha pretenden hacer creer al acuñar el término de gobierno autoritario.

Argumentó que solo se puede cambiar Bolivia 'con la unidad del pueblo, con nuestra dignidad e igualdad, para desarrollarnos'.

Precisó, en el acto histórico de la primera estructura del gobierno originario de Uru Chipaya, que se ha gestado un profundo cambio en la democracia, con la participación y unidad del pueblo ante tantas agresiones, humillaciones, odio y desprecio en el pasado y también por parte de algún que otro pequeño grupo en las ciudades.

Asimismo, achacó esta diferencia al sistema capitalista que, bajo el dominio del imperio norteamericano, solo quiere robar, dominar y someter a los pueblos, no solo de Bolivia, sino de toda América Latina.

El imperialismo y el capitalismo no tienen derecho para hablar de la democracia y mucho menos de derechos humanos. Ellos para dominar al mundo gestan política de saqueo y, cuando los pueblos se revelan, viene el golpe de estado, indicó el mandatario de la nación andino amazónica.

Igualmente, increpó al sector de la derecha de la nación, al decir de qué democracia y derechos humanos puede hablar porque su plan económico está dirigido a concentrar el capital en pocas manos, mientras que la Revolución Democrática y Cultural en apenas 12 años ha redistribuido las riquezas.

Destacó que antes el poco dinero que había quedaba en manos de los ricos de Bolivia, mientras los movimientos sociales, que exigían sus derechos, no solo los del país altiplánico sino los de toda Latinoamérica, eran considerados enemigos de ese estado colonial.

En el actual proceso de cambio impulsado por el gobierno muchos de los logros conquistados, entre los cuales sobresalen las autonomías indígenas campesinas originarias, se deben a la nacionalización de los recursos naturales, puestos a disposición del pueblo y no de trasnacionales.

La estructura del gobierno autónomo de la nación Uru Chipaya está compuesta por un órgano ejecutivo de una autoridad y otro legislativo de ocho representantes.