APCBOLIVIA | Nueva ley de coca en Bolivia establece producción de por vida

APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Nueva ley de coca en Bolivia establece producción de por vida



(Prensa Latina).- La nueva Ley de Coca establece la producción de la hoja de por vida en Bolivia, declarada patrimonio cultural, originario y ancestral, indicó hoy el Ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Cesar Cocarico.

Al referirse a los recientes debates sobre el proyecto legislativo entre el gobierno y los cocaleros, la autoridad aclaró que el antiguo estatuto 1008, vigente desde 1988, regulaba la siembra de esta sustancia, lo cual significaba para los bolivianos la erradicación completa de la coca.

Sin embargo, con la Ley de Coca se establecen hasta 22 mil hectáreas (ha) en ambas regiones del país altiplánico (14 mil 300 en la Paz y siete mil en el trópico de Cochabamba) para cultivar la hoja con fines medicinales, ritos y el masticado.

Cocarico recalcó que quienes violen los perímetros establecidos para la siembra serán sancionados.

La iniciativa advierte que la planta, en su estado natural no es droga y prevé el control estatal a la cadena de producción, comercialización, transporte, industrialización, exportación y apoyo a los cosechadores.

Asimismo, resaltó que Bolivia es la nación del continente con menos áreas destinadas a este sector.

Durante toda la semana, instancias del Gobierno y dirigentes de la Asociación de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca), del Consejo de Federaciones Campesinas y de la Mancomunidad de Municipios de los Yungas analizaron y aprobaron la normativa del Estado para la producción cocalera.

Esta decisión puso fin a manifestaciones de varios días protagonizadas por los productores de los Yungas en la Plaza Murillo, sede de los poderes ejecutivo y legislativo, y en el estadio Hernán Siles, donde atacaron entidades públicas y privadas.

El presidente Evo Morales, al referirse a estos hechos advirtió que algunos dirigentes de Adepcoca fueron usados por la derecha para engañar y mentir a sus bases con el fin de frenar el tratamiento del proyecto.