APCBOLIVIA

Agencia Plurinacional de Comunicación

Opinión| 09/11/2019

Bolivia. Horas de ofensiva golpista


Bolivia. Horas de ofensiva golpista

(Resumen Latinoamericano. Marco Teruggi*).- Situación en #Bolivia: lo que ven en la imagen es la sede de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales en el centro de La Paz, en la esquina de la Plaza Murillo. La policía se amotinó en horas de la mañana y se mantienen allí, con respaldo de los opositores, que tienen tomadas cada una de las calles de acceso a la Plaza donde están las instituciones principales del gobierno nacional. Han montado barricadas, no dejan pasar, y han apostado a grupos de choque traídos de otras partes del país, en particular de Cochabamba y de Santa Cruz. El centro de La Paz está tomado por los opositores, por un movimiento que por lo bajo es policlasista con predominancia juvenil urbana de clases medias -con todo lo complejo de esa categoría en el escenario boliviano- y en su dirección es abiertamente golpista. Ese movimiento está atravesado por una energía política triunfalista que se vive en varias partes de la ciudad, en particular en el centro y en la zona sur.

Estamos en el momento de mayor inestabilidad. El punto de inflexión fue anoche con los amotinamientos policiales que se encadenaron, algunos plegándose abiertamente al intento de golpe. La gran pregunta es por la Fuerza Armada, que se pronunció en horas de la tarde con un discurso de varias lecturas posibles. En caso de aguantar entonces sería una de las barreras principales para el asalto que continúa en proceso de acumulación de fuerzas en La Paz con la venida de refuerzos de varios puntos del país así como de los grupos entrenados y equipados para la confrontación. Están en el momento de máxima presión, creen que pueden.

El gobierno llamó al diálogo a los partidos, con acompañamiento de la comunidad internacional, y el papa Francisco. La respuesta mayoritaría, como se esperaba, fue negativa: el bloque golpista continúa en ofensiva y no evidencia fracturas por el momento aunque existen divisiones por lo bajo. El anuncio de la contraofensiva lo dio la Federación de Juntas Vecinales de El Alto y la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia que harán movilizaciones, cerco y presiones. ¿Cuándo y cómo se harán sentir las primeras acciones? Está por verse, es parte de las preguntas acerca del proceso de cambio que, por el momento, no ha logrado detener la toma de posiciones de varios espacios territoriales y simbólicos del intento de golpe de Estado.

En este escenario cada hora puede hacer bascular el escenario, las piezas se mueven rápidamente. Necesitamos denunciar el intento de golpe sin medias tintas, sin lamentarse de una deriva golpista de lo que parecía un movimiento cívico -casi anhelando que lo hubiera sido- y haciendo hincapié en errores del proceso: estamos ante un plan armado con participación y financiamiento internacional que busca una revancha aplastante conducido nacionalmente por los sectores más conservadores de la sociedad dominante boliviana.